Archivo de la categoría: TRATAMIENTOS

La resonancia magnética predice efectividad de tratamientos contra el trastorno obsesivo-compulsivo

The Aviator / Miramax Films, 2004

Científicos estadounidenses lograron predecir la efectividad de la psicoterapia en el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). Ello gracias a un análisis de las conexiones funcionales del cerebro de los pacientes durante la resonancia magnética funcional (IRMf) en estado de reposo. La revista Proceedings of the National Academy of Sciences publica los resultados del trabajo.

Una de las formas de tratar el TOC es la psicoterapia cognitivo-conductual. El método se basa en identificar las causas del surgimiento de los estados mentales, su análisis por parte del paciente junto con un especialista, así como el refuerzo de patrones positivos de conducta. Sin embargo, la psicoterapia requiere mucho tiempo y dinero y no siempre es eficaz, por lo tanto, se necesita un método de predicción preciso para saber su utilidad.

Los científicos dirigidos por Jamie D. Feusner, de la Escuela de Medicina David Geffen de la Universidad de California en Los Ángeles, propusieron predecir la eficacia del tratamiento del TOC con ayuda de la terapia cognitivo-conductual analizando datos de neuroimágenes. En su estudio, participaron 42 personas de 18 a 60 años con TOC diagnosticado.

En cuatro semanas, los participantes se sometieron a una terapia cognitivo-conductual diaria para tratar el TOC. El análisis de las conexiones funcionales del cerebro se llevó a cabo antes y después del tratamiento con IRMf en reposo. En primer lugar, a los científicos les interesó las conexiones neuronales de los sistemas visual y sensoriomotor, así como las conexiones neuronales dorsales y ventrales responsables de la atención, y la red neuronal por defecto –su mal funcionamiento está asociado con el desarrollo del TOC.

Antes del tratamiento, 21 personas se encontraban en lista de espera durante cuatro semanas. En este momento, no se sometieron a psicoterapia: los datos de resonancia magnética funcional obtenidos antes y después del tiempo de espera se utilizaron como una condición de control.

En base a los datos sobre la integridad y actividad de las conexiones neuronales antes del tratamiento, así como a la información acerca de la gravedad del trastorno obsesivo compulsivo, la toma de medicamentos dirigida a su tratamiento, y los datos demográficos, los científicos han identificado una lista de propiedades que caracterizan a la presencia de la enfermedad en 32 participantes. Estos datos luego se correlacionaron con los resultados de la terapia: tanto los datos de fMRI como la gravedad de los síntomas del TOC. Los datos de los diez participantes restantes se usaron para la predicción.

Los científicos hallaron que hasta el 67% de las diferencias en la efectividad del tratamiento pueden predecirse a partir de la funcionalidad de las conexiones antes del tratamiento. Los marcadores más indicativos fueron la comunicación funcional dentro de la red neuronal por defecto (responsable de la actividad del cerebro en reposo) y el sistema visual.

Los científicos señalan que los resultados pueden usarse para encontrar maneras efectivas de tratar el TOC. Por ejemplo, si la terapia cognitivo-conductual es incompatible con la funcionalidad del cerebro del paciente, se puede considerar tratamientos farmacológicos o probar la efectividad de otro tipo de psicoterapia.

Al analizar las conexiones funcionales del cerebro, puede predecir las capacidades individuales de las personas: por ejemplo, determinar el nivel de creatividad.

 

Elizabeth Ivtushok

Texto traducido por María Cervantes
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, tecnología que suma

Anuncios

¿Por qué desconfiar del coaching como forma de terapia?

Dialogo imaginario de David Pulido 

Pulido compagina la actividad clínica con la docente, siendo profesor del Máster de Terapia de Conducta en el Instituto de Terapia de Madrid y profesor honorario del Prácticum de la facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid. Su actividad profesional se ha desarrollado en diversos ámbitos clínicos como centros de salud, centros de acogida de menores o gabinetes de psicología. Ejerce como divulgador de la psicología en programas de de televisión como ‘Las mañanas de la 1’, ‘España Directo’ o ‘Las Mañanas de Cuatro’.

Fuente: El Confidencial.com

Ante el emergente negocio del coaching, que ha irrumpido con fuerza en la manera de tratar los problemas, los psicólogos nos hemos visto envueltos en el debate sobre su aparición y eficacia, cuestionados por pacientes y también por allegados que no entienden por qué no se nos ha ocurrido antes esta manera tan productiva de hacer terapia. En este diálogo ficticio se exponen tanto los motivos por los que se ha popularizado el coaching como las respuestas que damos los psicólogos que defendemos la rigurosidad de nuestro trabajo. ¡Ojo, no es un debate imparcial!: El título del artículo ya deja claro la postura que defiendo pero espero que al terminar de leerlo se entienda también el por qué.

¿Qué tiene de malo que surja un nuevo método psicológico para tratar los problemas?

– Dejando para más adelante que ni es nuevo ni es un método, me llama la atención que uses el término psicológico cuando la mayor crítica es que un coach no necesita ser psicólogo. Puede haber estudiado empresariales o informática, hacerse un cursillo de meses de duración (ni siquiera tiene que ser presencial) y empezar a ejercer de “coach”. Eso sí; el término en inglés que queda mucho más sofisticado que el de “entrenador”.

Sigue leyendo

Tratamiento para el Síndrome de Tourette

Desde su descubrimiento, en el año 1885 por el neurólogo francés Gille de la Tourette, el síndrome de Tourette (TS) ha ido cobrando cada vez más protagonismo en los ámbitos de la salud mental. Considerado un desorden de origen neurológico, el TS se caracteriza por la presencia de tics motores múltiples y uno o más tics vocales, apareciendo varias veces al día durante un periodo de un año (DSM IV, 2000).

El TS comienza generalmente entre los 6 y 7 años de edad con la aparición de tics simples como el pestañeo de ojos, faciales o de cabeza y cuello. Ocurre con mayor frecuencia en varones que en mujeres, con una razón de 5:1 respectivamente (Freeman et al., 2000; Zohar et al., 1999).
Generalmente se manifiesta con una sensación premonitoria, la cual es reducida ejecutando el tic. Estas sensaciones son aliviadas realizando un movimiento de la región del cuerpo afectada. Los tics tienen periodos de incremento y disminución de sus frecuencias, y están altamente influenciados por el entorno en el cual se encuentra la persona, lo que suele traer complicaciones en las aéreas académicas, laborales y sociales de los sujetos.

Más información