Noticias en Salud Mental

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

Los niños y los mapas

IRICE

Premio para una becaria

(15/9/07 – Por Vanesa Bomben) – La becaria María del Rosario Maita, del Instituto Rosario de Investigaciones en Ciencias de la Educación (IRICE-CONICET), obtuvo el “Premio Jóvenes Investigadores” otorgado por la Asociación Argentina de Ciencias del Comportamiento. “El rol de la instrucción en la comprensión simbólica de mapas” es el título del trabajo que le valió la distinción, entregada en la XI Reunión Nacional de la Asociación que se realizó en la ciudad de Mendoza, del 6 al 8 de septiembre.

En su investigación, Maita indaga cómo se desarrolla la comprensión del mapa como símbolo en los niños pequeños, y la función que cumplen las instrucciones del adulto en el desarrollo temprano de esta competencia. “Me interesa estudiar si los chicos pueden entender que un mapa, además de ser un objeto concreto, esta representando otra cosa” explica la investigadora y agrega “busco saber cuál es el rol de la información que le da el adulto en ese aprendizaje”.

El trabajo, que contó con la dirección de la doctora Olga Peralta, se basó en dos estudios realizados con niños de entre dos años y medio y cuatro años de edad. Una de las experiencias consistía en pedirles que buscaran un juguete en una réplica de una habitación amueblada. Para esto, Maita les indicaba dónde se encontraba el juguete en un mapa que representaba la habitación y les ayudaba a descubrir la correspondencia entre el dibujo y los objetos reales.

Este estudio se realizó con niños de dos años y medio y de tres. Los resultados obtenidos mostraron que los primeros no lograron encontrar el juguete y no fueron capaces de comprender que el mapa era una representación de la habitación. En cambio, los niños de tres años sí lo lograron, luego de recibir la ayuda de la investigadora.

“Los resultados de este estudio nos llevaron a concluir que a los tres años los chiquitos se hallarían en un periodo crítico donde son sensibles a la información que les proporciona el adulto, de manera que pueden llegar a aprender la función simbólica de los mapas” afirma Maita.

Un segundo estudio buscaba descubrir a partir de qué edad los niños son capaces de comprender y utilizar esta función simbólica sin la ayuda del adulto. Se repitió la experiencia anterior con niños de tres años y medio y cuatro. Esta vez sin que la investigadora mostrara explícitamente la relación entre los muebles de la habitación y los dibujos en el mapa.

Maita encontró que entre los más pequeños sólo algunos pudieron resolver la prueba, mientras que la mayoría de los niños de cuatro años fueron capaces de entender la función simbólica del mapa y encontrar el juguete sin ayuda.

Este trabajo que fue premiado permite demostrar que la comprensión temprana de los mapas depende tanto de la edad de los niños, como de la ayuda que le proporciona por el adulto a través de las instrucciones que le brinda para comprender su función simbólica.

15 de septiembre de 2007 Posted by | PREMIOS | Deja un comentario

   

A %d blogueros les gusta esto: