Archivo de la etiqueta: Sigmund Freud

Efemérides de la Mente – 26 de julio

Nace en 1875 Carl Gustav Jung, psicólogo suizo que trabajó e interactuó con Sigmund Freuden Viena entre los

Una de las figuras más importantes en la historia de la psicología

años 1907 a 1913 para luego desarrollar sus propias teorías a las que denominó psicología analítica para distinguirla del psicoanálisis de Freud y de la psicología individual de Alfred Adler. Propuso y desarrolló, entre otros conceptos, los de extroversión e introversión, arquetipos e inconciente colectivo. Fue un pionero de la psicología profunda y uno de los estudiosos de esta disciplina más ampliamente leídos en el siglo veinte. Su abordaje teórico y clínico enfatizó la conexión funcional entre la estructura de la psique y la de sus productos (es decir, sus manifestaciones culturales). Esto le impulsó a incorporar en su metodología nociones procedentes de la antropología, la alquimia, los sueños, el arte, la mitología, la religión y la filosofía. No fue el primero en dedicarse al estudio de la actividad onírica, no obstante, sus contribuciones al análisis de los sueños fueron extensivas y altamente influyentes. Enfatizó la imposibilidad de dar una respuesta terminante acerca del método analítico o psicoterapéutico ideal. Afirmaba que la terapéutica debía ser distinta en cada caso, y la curación surgir del propio paciente de manera natural. Escribió una prolífica obra. Aunque, durante la mayor parte de su vida, centró su trabajo en la formulación de teorías psicológicas y en la práctica clínica, también incursionó en otros campos de las humanidades: desde el estudio comparativo de las religiones, la filosofía y la sociología, hasta la crítica del arte y la literatura. Había nacido un 26 de julio de 1875.

Sigue leyendo

Efemérides de la Mente – 2 de julio

Muere en 1926 Emile Coué, farmacéutico francés y creador de la autosugetión optimista. Sin estar formado ni en

Desarrolló un método de autosugestión positiva

medicina ni en psicología, en 1920 en su clínica de Nancy introdujo un método psicoterapéutico caracterizado por la repetición frecuente de la fórmula ”Estoy cada vez mejor” , ”Cada día y de todas maneras me estoy volviendo mejor y mejor”. Recomendaba repetir esto entre 15 y 20 veces cada mañana. El método se volvió popular entre 1920 y 1930. Había nacido un 26 de febrero de 1857.

Nace un 2 de julio de 1882 Marie Bonaparte, psicoanalista francesa que estuvo muy vinculada profesionalmente con Sigmund Freud. Era princesa de Grecia y Dinamarca y con su riqueza contribuyó al sostenimiento y a la popularidad del incipiente psicoanálisis, y ayudó a Freud a escapar de la Alemania nazi. Acudió a Sigmund Freud buscando un tratamiento psicoanalítico para su frigidez. Haciendo referencia al caso de María Bonaparte, Sigmund Freud dijo «la g ran pregunta que nunca recibe respuesta y yo no estoy capacitado para responder, después de mis treinta años de estudios sobre el alma femenina, es ¿Qué desea una mujer?». Ejerció como psicoanalista hasta su muerte en 1962; hizo un gran servicio a la causa del psicoanálisis protegiendo a Freud de la irracionalidad de las autoridades nazis de Alemania, financiando las exploraciones antropológicas de Géza Róheim, aportando el financiamiento para el proyecto que permitiera a James Strachey hacer la primera traducción de las obras completas al inglés (la Standard Edition) y resguardando la correspondencia de Freud a Wilhelm Fliess (aunque Freud había sugerido que fuera destruida). Marie Bonaparte formó parte del grupo de doce miembros fundadores de la Sociedad Psicoanalítica de París (Société Psychanalytique de Paris SPP) en 1926 y de la Revista Francesa de Psicoanálisis (Revue française de psychanalyse) en 1927. Murió un 21 de septiembre de 1962.

Efemérides de la Mente – 20 de junio

Muere en 1925 Joseph Breuer, médico austríaco creador del método catártico para el tratamiento de las

Creador del método catártico para el tratamiento de la histeria

psicopatologías de la histeria, que fue precursor del método psicoanalítico de Sigmund Freud. Entre diciembre de 1880 y junio de 1882 trató a Anna O., una joven de 21 años con cuadros de anorexia, parálisis, una grave perturbación del lenguaje y otros síntomas que aparecen luego de la muerte de su padre, y por la que es diagnosticada como histérica. El tratamiento consistía en inducir un estado hipnótico y persuadirla a que rememorara las circunstancias previas a la primera aparición de cada uno de los síntomas padecidos. De esta manera, al salir del trance hipnótico, dichos síntomas histéricos iban desapareciendo uno a uno. Este tratamiento, realizado dos veces al día, al que Anna O. solía llamar “cura por la palabra” o “deshollinación”, y que Breuer denominó método “catártico”, tuvo progresos y retrocesos en relación al vínculo amoroso imaginario que la paciente había creado con su doctor. Efectivamente, durante casi los dos años que duró la atención, fue elaborando una transferencia afectiva con Breuer que provocaba fluctuaciones en sus estados de mejoría y empeoramiento de acuerdo a si el doctor estaba presente o no. Breuer descubrió que los pacientes histéricos no tenían dolencias físicas sino que, en realidad, sus síntomas eran el resultado de la acción permanente de ciertas experiencias traumáticas del pasado que por su inadmisibilidad se habían reprimido, aunque no olvidado, y además, que al liberar dichos pensamientos reprimidos, exteriorizándolos y aceptándolos de manera consciente, los síntomas desaparecían. No hizo público sus descubrimientos en relación con al tratamiento de Anna O., pero si le ofreció a Freud utilizar el método catártico en los pacientes de éste. Freud, basándose en dicho método, optó por dejar de lado la hipnosis y en su lugar estableció el procedimiento de “asociación libre”. De esta manera, ambos fueron desarrollando una forma revolucionaria de psicoterapia que desembocó, en 1893, en la publicación de “la comunicación preliminar” de Breuer-Freud sobre el mecanismo psíquico de los fenómenos histéricos, y en 1895, en los “Estudios sobre la histeria”. Había nacido un 15 de enero de 1842.