Noticias en Salud Mental

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

Consecuencias

La industrialización de las naciones desarrolladas ha demostrado que para una pequeña parte de la población mundial es posible alcanzar el confort gracias a la tecnología. No obstante, en esas mismas naciones se ha comprobado que nunca se alcanza a satisfacer el deseo de logros materiales, pues ellos se multiplican en forma creciente. Por ese motivo, tanto a quienes viven en condiciones de pobreza, como a los que tienen acceso a parte de los beneficios del confort, en muchos casos los invade la sensación de angustia y frustración.Por otro lado, vivimos en permanente cambio. Las presiones de la vida contemporánea nos obligan a asimilar en un mes lo que antes constituía la acumulación de información y experiencias de un siglo. Sufrimos un bombardeo sensorial e informativo que genera un perjudicial exceso de estimulación. Se exige a nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestros sentidos un funcionamiento que va más allá de nuestra capacidad de asimilación.

La necesidad de ajustar constantemente nuestra conducta, debilita nuestro cuerpo y es causa de deterioros en nuestro bienestar mental y emocional.

Al adaptarnos a circunstancias que constituyen un desafío para nuestras facultades, reaccionamos en el nivel bioquímico y fisiológico. Este proceso de adaptaciones es una exigencia que agota nuestras energías.

Nos vemos repetidamente sometidos a un exceso de estrés, sin tener el descanso suficiente para reparar nuestros recursos vitales disipados. Esto pone en marcha un proceso de deterioro que va minando todos los aspectos de nuestra experiencia.

Cuando sufrimos la acumulación de estrés, aumenta nuestra susceptibilidad a las enfermedades, especialmente a las psicosomáticas. Perdemos nuestra claridad mental y apertura emocional, lo que perjudica nuestras relaciones interpersonales.

El exceso de estrés nos provoca también incapacidad para la toma de decisiones, para un planeamiento efectivo y un desempeño laboral eficiente.

El estrés se ha difundido a nivel mundial, lo que agrava, por ejemplo, los problemas de hipertensión, con sus consecuencias en enfermedades cardíacas y circulatorias.

La tensión sostenida durante largo tiempo produce síntomas en personas normales sometidas al estrés.

Anuncios

Aún no hay comentarios.

Agradecemos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: