Noticias en Salud Mental

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

Ante todo, muchas gracias

Por Ricardo Gómez Vecchio

 

Gratitud, la madre de todas las virtudes

Hace cientos de años Cicerón decía que “la gratitud no sólo es la más grande de las virtudes, sino que engendra todas las demás”. Ahora, algunos psicólogos han hecho investigaciones que redescubren el valor del agradecimiento. Tal es el caso de Robert Emmons, profesor de psicología en la University of California, Davies, Estados Unidos y de Michael McCullough, también profesor de psicología de Miami University.

 

Comparados con aquellos que viven sus rollos cotidianos, las personas que se toman un tiempo en el ejercicio de dar la gracias regularmente se quejan de menos síntomas de enfermedad y se sienten mejor en relación a su vida en general. Estas personas también se sienten más amantes, alegres, entusiastas y optimistas sobre su futuro, además de que sus parientes y amigos las ven más felices y están más contentos de estar a su lado.

 

Para Emmons, la gratitud es una de las pocas cosas mensurables que puede cambiar la vida de las personas. Esto lo

Robert Emmons

escribió en su libro ”¡Gracias! Cómo la nueva ciencia de la gratitud puede hacerlo más feliz”. Aunque este título suena pelligrosamente parecido a esos tantos libros de autoayuda que abundan en las librerías, está basado en investigaciones y un largo cuerpo de datos científicos sobre la naturaleza de la gratitud, sus causas y sus potenciales consecuencias sobre la salud y el bienestar, que reunió junto a McCullough.

 

Los estudios sobre el tema los comenzaron en 1998 y la primera investigación fue con estudiantes de la universidad. Hasta ese momento, la gratitud era un terreno inexplorado para los científicos, aunque las religiones y la filosofía lo hubieran abrazado de hace rato como una manifestación indispensable de la virtud, y un componente integral de la salud y el bienestar.

 

En esa primera investigación, les pidieron a algunos estudiantes que escribieran cada día cinco cosas de las que estaban agradecidos, y a otros que lo hicieran con cinco quejas. Tres semanas más tarde, los estudiantes ”agradecidos” demostraron mejoras medibles en su bienestar psicológico, físico y social, comparado con los ”quejosos”.

 

Desde entonces, Emmons ha conducido variantes de ese experimento en docenas de otras poblaciones de estudiantes, incluyendo personas que habían recibido trasplantes de órganos y adultos con enfermedades neuromusculares crónicas. En todos los casos encontró que las personas que llevan un diario en el que registran agradecimientos mejoran su calidad de vida.

 

En su libro, Emmons enuncia 10 estrategias que pueden ayudar a cultivar una visi+on más agradecida hacia la vida. Pero advierte que esos ejercicios no son para los intelectualmente letárgicos y que la gratitud es incompatible con sentimientos de victimización, con la inhabilidad para reconocer los propios defectos o admitir que uno no es autosuficiente. Al contrario, afirma que la gratitud es un sentimiento demandante desde el punto de vista moral e intelectual, que requiere contemplación, reflexión y disciplina. Es decir, que puede ser trabajoso lograrlo.

 

Y menciona algunos consejos o métodos para ser más agradecido:

 

Llevar un diario de agredecimientos y revisarlo de tanto en tanto en los malos momentos.

Recordar lo malo que nos ha pasado para valorar lo bueno.

Hacerse tres preguntas cada día: ¿Qué recibí hoy de….? ¿Que le di yo hoy a…? ¿Qué problemas y dificultades le causé hoy a…?

Aprender alguna plegaria de gratitud.

Apreciar nuestros sentidos.

Usar recordatorios visuales, como esa frase de Eleanor Roosevelt que dice: ”Ayer es historia, mañana es misterio, hoy es un regalo”.

Hacer votos de practicar la gratitud

Observar el lenguaje que usamos, ya que influye sobre cómo pensamos acerca del mundo.

Ser creativos. Buscar nuevas situaciones y oportunidades en las cuales sentirnos agradecidos, especialmente cuando las cosas no nos están yendo bien.

 

Consejos a los que podemos agregar algunas ventajas reconocidas de la gratitud:

 

Estar en Gratitud sólo tiene efectos positivos.

 

Los pensamientos negativos y sentimientos crean una interrupción en el flujo natural de la vida. Sentirse agradecido vuelve a poner a una persona en el “flujo de la vida” a la velocidad del pensamiento.

 

Los pensamientos de gratitud hace que nuestro cuerpo genere endorfinas.

 

La Gratitud proporciona una inmediata sensación de bienestar.

 

Cuanto más da una persona, más recibe.

 

Cuando alguien está genuinamente agradecido la ira y el miedo desaparecen. Es imposible sentir la emoción positiva de la gratitud y una emoción negativa como la ira o el temor al mismo tiempo.

 

Así que para terminar, mi querido lector, muchas muchas gracias por visitar mi blog. No lo dude y suscríbase, se lo va a agradecer a usted mismo. Aunque en verdad este blogista debería actuar como dijo Confucio: comportarse con amabillidad, pero sin esperar gratitud.

 

 

 

Anuncios

24 de noviembre de 2010 - Posted by | Blogroll | , ,

1 comentario »

  1. Gracias..!! por hablar de las gracias, deseo que muchos puedan valorar el significado de estas pequeñas grandes cosas de la vida cotidiana…
    Gracias..!!

    Comentario por gabriela | 24 de noviembre de 2010


Agradecemos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: