Noticias en Salud Mental

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

Las numerosas caras de la depresión

La tristeza toca nuestras vidas en diferentes momentos, pero la depresión tiene una enorme profundidad y poder para quedarse. Puede llevarlo a uno a sentirse continuamente agobiado y eliminar la alegría de actividades que antes la brindaban.

La depresión no es como otras enfermedades, puede tomar muchas formas. Hay un conjunto de síntomas que tipicamente están presentes, pero la depresión de una persona a menudo difiere de la de otras. Las definiciones de la depresión – y las terapias diseñadas para aliviarla – también continúan evolucionando.

¿Qué es una depresión mayor?


La depresión mayor puede hacer sentir que el trabajo, el estudio, las relaciones u otros aspectos de la vida se han desbaratado o detenido indefinidamente. Uno se siente constantemente triste o preocupado, o pierde el interés en todas esas actividades, aún en aquellas que antes disfrutaba. Esto se mantiene durante casi todo el día, la mayoría de los días y dura al menos dos semanas. Durante este tiempo, uno experimenta al menos cuatro de los siguientes signos de depresión:

Cambio en el apetito, que algunas veces lleva a la pérdida o ganancia de peso
Insomnio o (menos frecuente) sueño excesivo
Lentificación en la realización de tareas o, inversamente, imposibilidad de descansar e imposibilidad de estar quieto
Pérdida de energía o cansancio la mayor parte del tiempo
Problemas para concentrarse o tomar decisiones
Sentimientos de inutilidad o culpa excesiva e inapropiada
Pensamientos de muerte o suicidio, o intentos de suicidio.

Otros signos pueden incluir pérdida de deseo sexual, sentimientos pesimistas o de desesperanza, ansiedad y síntomas físicos, como jaquecas, dolores inexplicables o problemas digestivos.

¿Qué es la distimia?

Los profesionales de la salud mental utilizan el término distimia para referirse a un bajo nivel de depresión que dura al menos dos años en los adultos o un año en los niños y adolescentes. Aunque no tan agobiante como la depresión mayor, puede impedir a una persona sentirse bien e influir sobre el trabajo, el estudio y la vida social. A diferencia de la depresión mayor, en la cual episodios relativamente cortos pueden estar separados por considerables períodos de tiempo, la distimia dura un promedio de al menos cinco años.

Si una persona sufre de distimia, puede llevar adelante sus responsabilidades diarias, pero la mayoría del entusiasmo desaparece de su vida. El ánimo deprimido no levanta por más de períodos de dos meses y también sufre al menos dos de los siguientes síntomas:

Comer en exceso o pérdida del apetito
Insomnio o sueño excesivo
Cansancio o falta de energía
Baja autoestima
Problemas para concentrarse o tomar decisiones
Desesperanza

Alguna veces un episodio de depresión mayor tiene lugar sobre el escenario de una distimia. Esto se conoce como doble depresión.

¿Qué es un trastorno bipolar?

El trastorno bipolar siempre incluye uno o más episodios de manía, caracterizada por un estado de ánimo muy elevado, pensamientos de grandiosidad y comportamientos erráticos. También incluye a menudo episodios de depresión. Durante un episodio maníaco típico uno se siente terríblemente eufórico, expansivo o irritado en el curso de una semana o más. También experimenta al menos tres de los siguientes síntomas:

Ideas de grandiosidad o autoestima muy inflada
Menor necesidad de sueño que lo normal
Urgente necesidad de hablar
Pensamientos acelerados y tendencia a la distracción
Actividad incrementada que puede estar dirigida a lograr un objetivo o expresarse como agitación
Urgencia por la búsqueda de placer que puede desembocar en descontrol sexual, gastos excesivos o una variedad de esquemas, a menudo con consecuencias desastrosas.

Cómo enfrentar que una persona amada esté deprimida, suicida o maníaca

Como una piedra arrojada en un estanque, la depresión, la distimia y el trastorno bipolar crean ondas que se diseminan más allá de su punto de impacto. Aquellas personas más cercanas a quienes sufren estas enfermedades a menudo sufren con ellos. Desilusiona y frustra enfrentarse con la inevitable caída del ser querido. Pero se puede hacer mucho para ayudarlo y ayudarse a manejar este dificultoso período.
Alentarlos a tratarse y a sostener el tratamiento. Recordarles tomar la medicación o cumplir las recomendaciones terapéuticas. No ignorar los comentarios que hagan sobre el suicidio. Si la persona en cuestión muestras tendencias suicidas, llamar a su médico o terapeuta. Si no se puede encontrar a ninguno de ellos, llamar a un centro de emergencias local.
Ser cuidador también es un trabajo dificultoso, por lo que es importante cuidarse a uno mismo. Debe buscarse terapia personal o recurrir a un grupo de ayuda. Numerosas organizaciones de salud mental organizan estos grupos y pueden brindarle información sobre la enfermedad y los últimos tratamientos disponibles.
Brindar apoyo emocional es muy importante. Su paciencia y amor pueden hacer la diferencia. Pregunte y escuche cuidadosamente las respuestas. Trate de no rechazar o juzgar los sentimientos de las otras personas. Sugiera actividades que puedan hacer juntos y tenga en mente que lleva tiempo estar mejor. Recuerde que una enfermedad es lo que causa que quien usted ama actúe diferente o sea complicado. No le eche la culpa, del mismo modo que no lo haría si fuera un dolor físico crónico lo que le causara que se porte de modo diferente.
Trate de prevenir las acciones imprudentes durante los episodios maníacos. Es muy común que una persona tome decisiones muy pobres cuando está maníaca, así que es una buena idea tratar de prevenir esos problemas limitándole el acceso a autos, tarjetas de crédito y cuentas bancarias. Observe los signos que indican que está comenzando un episodio maníaco. La alteración de los patrones de sueño puede disparar uno de esos episodios, así que apoye a su ser querido para que mantenga sus patrones de sueño regulares. También puede ayudarlo sostener los patrones de otras actividades, como la comida, el ejercicio y la vida social.

Fuente: Harvard Medical School

Anuncios

9 de noviembre de 2010 - Posted by | DEPRESIÓN

Aún no hay comentarios.

Agradecemos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: