Noticias en Salud Mental

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

La edad de la felicidad

La posibilidad de sentirse feliz no estaría relacionada con la edad. Pero en Irlanda estudiaron cuantitativamente la relación entre el consumo excesivo de alcohol, drogas y cigarrillos en grupos de personas jóvenes y su percepción sobre la edad a la que se puede ser feliz. Y esto es lo que hallaron. – Por Ricardo Gómez Vecchio

Las investigaciones sobre los niveles de felicidad que siente una persona a lo largo de la vida indican que no declina con la edad. Muchos estudios han encontrado que la felicidad incluso crece con la edad. Y otro análisis sobre este tema sostiene que la ”curva d la felicidad” tendría una forma de U a lo largo de la vida, es decir: que los menos felices en promedio serían las personas de mediana edad.

Lo interesante de estos estudios es que la felicidad, además de constituir uno de los principales incentivos en nuestra vida, está relacionada con otros aspectos, como la salud. Los profesionales de la salud y los medios no se cansan de destacar los efectos perjudiciales de beber en exceso, fumar, comer mal y no hacer ejercicio. No obstante, una parte significativa de los jóvenes se emborrachan periódicamente, fuman, evitan las frutas y los vegetales y no hacen ejercicio.

Un grupo de investigadores acaba de publicar un trabajo en el que analizó la posibilidad de que estos comportamientos riesgosos para la salud de la gente joven, tanto hombres como mujeres, estén asociados con sus estimaciones sobre la felicidad en una edad más avanzada. ¿Como sería esto? La idea es que si la gente joven tiene puntos de vista particularmente negativos sobre el envejecimiento, podrían no tener incentivo para comportarse con sensatez, de modo de preservar su cuerpo y asegurar su llegada a la vejez. Vale decir, la gente joven que asocia la vejez con algo deprimente podría llegar a la conclusión de que es mejor disfrutar tanto como sea posible en la juventud, comportándose hedonísticamente y de modo insensato: beber en exceso, fumar, drogarse o emprender actividades de alto riesgo.

Teniendo en cuenta estas ideas, John Garry, de la Escuela de Política, Estudios Internacionales y Filosofía de la Queen´s University de Belfast, y Maria Lohan, de la Escuela de Enfermería de la misma universidad de norirlandesa, llevaron adelante un estudio en el que pusieron a prueba la hipótesis de que la gente joven que cree fervientemente que la felicidad declina con la edad probablemente se involucre en comportamientos riesgosos para la salud.

Entre agosto y septiembre de 2007 una empresa líder en encuestas de opinón hizo a pedido un estudio en Irlanda del Norte con una muestra representativa de 1.036 personas de más de 15 años de edad. Realizaron entrevistas en 50 lugares distintos elegidos al azar entre 285 salas electorales de ese país, teniendo en cuenta edad, sexo, clase social y ubicación.

A los encuestados les preguntaron cuán felices se sentían actualmente en una escala entre 0 (extremadamente infelices) y 10 (extremadamente felices). También les pidieron a todos que estimaran su nivel de felicidad a los 70 y a los 30 años. Además, les solicitaron responder cuán felices creían que eran en promedio las personas de su edad, cuánto las de 70 y cuánto las de 30 años.

Los datos de este estudio, publicados en el Journal of Happiness Studies, indican que no hay diferencias entre los niveles de felicidad informados por la gente joven y la de más edad. Sin embargo, los jóvenes estimaron que los niveles de felicidad en la vejez eran más bajos que en la juventud. Del mismo modo, estimaron que su nivel de felicidad a los 30 era más alto que el que esperaban tener a los 70.

Los mimos patrones surgieron cuando se le preguntó a la gente sobre los niveles de felicidad de otras personas. Los jóvenes estimaron que el nivel actual de felicidad de otras personas de su misma edad era superior que el nivel de las personas de 70 años.

Estos resultados confirman lo que había hallado un estudio similar realizado en 2006 por otros investigadores y en los Estados Unidos. La gente joven cree erróneamente que el envejecimiento está asociado con una declinación de la felicidad.

Además, indican una fuerte relación entre la creencia en que la felicidad disminuye con la edad y los comportamientos que llevan a beber en exceso en la juventud, particularmente entre los hombres. Una posible explicación de este hecho sería que los hombres jóvenes abusan de sus cuerpos a esa edad porque no perciben ningún incentivo para preservarlos: ¿Por qué comportarse con sensatez y moderación para preservar el cuerpo con vistas a una vejez deprimente?

Una conclusión del estudio es la importancia de enfatizar, particularmente entre los hombres jóvenes, que la felicidad es posible a todo lo largo de la vida, y que el axioma de ”vivir intensamente y morir joven” es un error. Consideración que deberían tener en cuenta quienes diseñan campañas contra los excesos en el consumo de alcohol y de drogas, o para fomentar el ejercicio físico y una dieta saludable.

Anuncios

6 de junio de 2010 - Posted by | VIDA POSITIVA

Aún no hay comentarios.

Agradecemos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: