Noticias en Salud Mental

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

De sexo sí se habla

Una investigación hecha en Australia y recientemente publicada en el Journal of Sexual Medicine confirma científicamente algo que para el saber popular es un axioma: la satisfacción sexual de la mujer es un componente esencial de su bienestar general.Por Ricardo Gómez Vecchio

Nada hay más subjetivo que la sexualidad, ni más difícil de calificar que el nivel de satisfacción que brinda. Pero sin duda, se trata de un aspecto de la vida fundamental, tanto para el hombre como para la mujer, que está relacionado con la salud en un sentido integral. De Freud en adelante, al menos, esto ya fue puesto en evidencia. Pero pareciera que en este campo nunca sobran las pruebas para quienes el sexo sigue siendo identificado con lo prohibido o aquello de lo que es mejor no hablar.

Los problemas más comunes en el área de la sexualidad en la mujer están vinculados con el deseo y el interés en el sexo, el placer y la satisfacción. Para la mayoría de las mujeres estas cuestiones son parte de su experiencia sexual global y están profundamente unidas.

Se han hecho varios estudios sobre la utilidad de los tratamientos farmacoterápicos para el desorden referido a un deseo sexual disminuído en las mujeres. Este problema –que popularmente asociamos con el clásico ”hoy no, que me duele la cabeza”- consiste en una deficiencia o ausencia de fantasías sexuales y deseos de tener actividad sexual, lo que causa distrés (estrés negativo) o dificultades en las relaciones. Y requiere, desde ya, una consulta psicológica.

Las opiniones sobre la significación de los hallazgos de estos estudios difieren, porque hay una controversia sobre lo que sería el beneficio para la mujer que recibe el tramiento. Es decir, si la mejoría se define como un aumento en la calidad o en la cantidad de las relaciones sexuales, y si los tratamientos con fármacos que se proponen realmente producen mejorías significativas en las mujeres con esa disfunción sexual.

Ocurre que, al revés de lo que pasa en los tratamientos para la disfunción eréctil en el hombre, los beneficios de los tratramientos para la mujer no pueden medirse simplemente por la frecuencia de las relaciones sexuales. Por ese motivo, se utilizan como parámetro para evaluar este aspecto los informes hechos por las propias mujeres sobre sus relaciones sexuales vividas como satisfactorias.

Un aspecto importante que está siendo estudiado en relación con este mismo problema es si mejorar la satisfacción sexual de la mujer tiene algún impacto significativo sobre su bienestar general y su calidad de vida. Tan sólo basándonos en la sabiduría popular podríamos contestar rápidamente que sí, pero esto no es suficiente para quienes buscan respuesta con apoyo científico.

Desde el punto de vista de la ciencia, no obstante, los datos parecen reafirmar el decir popular. La satisfacción sexual ha sido vinculada positivamente tanto con una mejor salud general, como con una satisfacción global en la relaciones. El Women’s International Study of Health and Sexuality informó que las mujeres que padecen una baja de su deseo sexual tienen más problemas de salud mental que las que no sufren ese trastorno.

Un estudio recientemente publicado, hecho por Sonia Davidson y un equipo de investigadores del Programa de Salud Femenina, del Departamento de Medicina de la Universidad Monash, en Australia, y del Hospital Raigmore, en el Reino Unido, se dedicó a explorar el impacto del tratamiento sobre el bienestar general de las mujeres que habían sido atendidas por su insatisfacción sexual. Para ello investigaron la relación entre los informes sobre satisfacción sexual y el bienestar general en mujeres de la comunidad.

Hubo 349 participantes del estudio, todas ellas mujeres sexualmente activas de entre 20 y 65 años. Al menos una vez cada quince días debían tener relaciones. Y debían calificarse a ellas mismas como ”satisfechas” o ”insatisfechas” con su bienestar sexual.

Pero, ¿qué significa ”satisfecha”? Algo interesante para destacar es que no se dejó librado a la interpretación meramente subjetiva lo que se considera una actividad sexual. Se la definió en el estudio como actividad vaginal, oral, penetración anal o coito, darse placer uno al otro o masturbarse, con o sin un compañero. También los investigadores exploraron las diferencias en las relaciones entre la satisfacción sexual y el bienestar en las mujeres pre y post menopáusicas.

Las participantes del estudio, a las que se siguió durante 28 días en los que llenaron diariamente un informe con las actividades sexuales realizadas, completaron luego de ese plazo un ìndice de ”bienestar psicológico general” -que además de un puntaje general mide aspectos particulares como la vitalidad, la ansiedad, el ánimo depresivo, el autocontrol, la salud general y el bienestar positivo- y el Inventario de Depresión de Beck. Más del 50% dijo que su actividad sexual fue realizada con un compañero y que en un 50 % de las veces fueron ellos quienes las iniciaron.

Para quienes estén preocupados sobre la obvia invasión de la intimidad que todas estas actividades implicaron, aclaramos que el estudio estuvo aprobado por el Comité de Ética e Investigación de la Salud Humana, de Clayton, Australia, y que todas las participantes brindaron por escrito su consentimiento para integrarlo.

Según los resultados, las mujeres que se consideraron a sí mismas como sexualmente satisfechas tuvieron un puntaje más alto en su bienestar general y también en su vitalidad, comparadas con las que dijeron estar sexualmente insatisfechas. Estas mujeres también obtuvieron mejores puntajes en su sensación de bienestar positivo y en su vitalidad. Por otra parte, no se notaron diferencias entre las mujeres pre y post menopáusicas. En cambio, sí se comprobó que los tratamientos para el desorden referido al bajo deseo sexual influyeron positivamente en el estado de bienestar general de las mujeres.

En síntesis, estos hallazgos refuerzan la importancia de tomar en cuenta a la satisfacción sexual como un componente esencial en el bienestar general de la mujer. Cómo lograrlo ya es tema para otra nota o tal vez para una nueva edición de Misión Imposible

Anuncios

6 de junio de 2010 - Posted by | SEXUALIDAD

Aún no hay comentarios.

Agradecemos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: