Noticias en Salud Mental

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

Problemas del estrés materno

Un vínculo de amor entre la madre y el bebé desde el inicio de la vida puede proteger a su hijo de los efectos perjudiciales de la exposición prenatal a la hormona del estrés, que se conoce que puede producir un pobre desarrollo cognitivo.

Esta es la conclusión de un estudio que acaba de publicar Biological Psychiatry y es la primera evidencia directa de que los fetos humanos expuestos a elevados niveles de la hormona cortisol pueden tener en su futura vida inconvenientes en la atención o la resolución de problemas. Pero un segundo descubrimento de la investigación es que este vínculo negativo desaparece casi por completo si la madre logra forjar una relación segura con su bebé.

Según Thomas O´Connor, autor del estudio y profesor de psiquiatría y psicología de University of Rochester Medical Center, estos resultados indican que la exposición fetal al cortisol, que en parte está controlado por el nivel de estrés de la madre, se combina con la experiencia del cuidado al niño para influir en el desarrollo neurológico.

Si los próximos estudios confirman estos resultados, los investigadores tendrán que preparar métodos para reducir el estrés durante el embarazo y promover los cuidados afectivos para los bebés por parte de madres y padres.

En el estudio participaron 125 mujeres de un hospital maternal, que en promedio estaban en la semana 17 de gestación y no presentaban problemas. Les tomaron muestras del líquido amniótico para medir las hormonas del estrés. Cuando los chicos llegaron a los 17 meses de edad también les administraron un test de desarrollo infantil.

También observaron a los bebés y a las madres interactuando y les tomaron un test que juzga la calidad de los cuidados infantiles. Así categorizaron a las madres y sus bebés en pares que mostraban una relación de seguridad o inseguridad entre ellos.

Contando con los niveles de cortisol, la calidad de las relaciones madre hijo y los resultados de las pruebas cognitivas de los bebés, los investigadores analizaron cómo las dos primeras variables afectaban a la tercera. Y encontraron que en los chicos con una relación insegura con sus madres, los altos niveles de cortisol prenatal estaban ligados a espacios de atención más corta, un lenguaje más débil y menor habilidad para resolver problemas. Pero al mismo tiempo, en los bebés que tenían una relación segura con sus madres, el vínculo negativo entre esas deficiencias y altos niveles de cortisol prenatal desaparecía.

Para O`Connor, el embarazo es una impactante experiencia emocional, por lo que para las madres debe ser un alivio saber que teniendo una buena relación con su hijo pueden compensar los problemas de estrés que sufran durante el embarazo.

Anuncios

5 de junio de 2010 - Posted by | ESTRÉS

Aún no hay comentarios.

Agradecemos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: