Noticias en Salud Mental

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

HACIA UN NUEVO PARADIGMA EN SALUD

El uso de las medicinas complementarias y alternativas continúa creciendo en Canadá y otros países desarrollados, aumentando el interés de los científicos por conocer las motivaciones que lo impulsan. Lejos de repudiárselas como prácticas no científicas, se las estudia y adopta en la medida que se comprueba su eficacia.

Por Ricardo Gómez Vecchio

Una encuesta nacional hecha en Canadá encontró en el año 2006 que el 54 por ciento de los canadienses habían usado algún tipo de medicina complementaria o alternativa (CAM por sus siglas en inglés) en el año previo, lo que implicó un incremento del 4 por ciento con respecto a lo registrado en 1997. El uso de las CAM se está volviendo más aceptable entre la población canadiense, lo que también ocurre en los Estados Unidos, Europa y Australia, según los estudios.

Es que los científicos han comenzado a prestarles atención y, lejos de dejarlas de lado, las estudian e incorporan cuando comprueban su eficacia. Existe actualmente en los Estados Unidos un Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa que depende del NIH, los Institutos Nacionales de Salud de ese país. Este centro es el principal organismo del gobierno federal para la investigación científica sobre las CAM. Su misión es explorar prácticas de curación de las CAM en el contexto de la ciencia rigurosa, capacitar a investigadores de las CAM, y diseminar información fidedigna al público y a los profesionales.

Para comprender las tendencias a favor de las CAM, numerosas investigaciones han tratado de sondear las razones de por qué la gente las elige. Estas motivaciones entran en dos categorías principales: razones que subrayan los aspectos percibidos como positivos de las CAM, y razones que se concentran en los aspectos percibidos como negativos de la medicina convencional. Entre las primeras se encuentran principalmente el deseo de tener un rol más proactivo hacia la propia salud y las creencias en una salud holística. Mientras que entre las segundas se destacan la insatisfacción con aspectos de la medicina convencional, como sus efectos colaterales, los tratamientos inefectivos y cuestiones de la relación paciente-médico.

Poco se conoce, sin embargo, sobre si las motivaciones para usar las CAM han cambiado en los últimos años y de qué modo. Vistas en algún tiempo como poco convencionales y limitadas a ciertos segmentos de la poblacion, las terapéuticas CAM están siendo apreciadas actualmente como opciones de tratamiento aceptables y más comunes por el público en general.

En un estudio recientemente publicado por Biomed Central, Fuschia M. Sirois, del Departemento de Psicología de la Universidad de Wyndsor, en Ontario, Canadá, se propuso comparar las razones que tenían para usar las CAM dos muestras de población general canadiense, de perfiles sociodemográficos y de salud similares, durante 1997 y 2005 en distintas zonas de Ontario.

Los estudios incluyeron preguntas sobre si los participantes habían consultado alguna vez y recientemente a un practicante de alguna CAM. Entre estas prácticas se incluyó: quiropraxia, masaje terapéutico, homeopatía, naturopatía, acupuntura, reflexología y reiki.

Los participantes indicaron su acuerdo con seis afirmaciones que se les presentaron sobre las razones que habían considerado para usar esos tratamientos, que incluían motivaciones referidas a aspectos positivos de las CAM y a aspectos negativos de la medicina convencional. También respondieron preguntas sobre los problemas agudos o crónicos de salud que habían experimentado recientemente.

La mayoría de los participantes en las muestras de 1997 y 2005 indicaron que ellos usaban las CAM como agregado a la medicina convencional, más que en lugar de ella. En ambas muestras la quiropráxia, el masaje terapéutico, la homeopatía, la naturopatía y la acupuntura fueron las práctivas más utilizadas. Pero en la muestra de 2005 un número significativamente mayor de personas consultó a quiroprácticos, reflexólogos y practicantes del denominado toque terapéutico.

Las dos razones principales que dieron los integrantes de la muestra de 1997 para usar las CAM fueron que estas prácticas les permitían tomar un rol más activo en el cuidado de su salud y que la medicina convencional era ineficaz para sus problemas. Entre quienes participaron de la muestra de 2005, una razón principal dada fue también que las CAM les permitían un rol más activo en el cuidado de su salud, pero en segundo lugar dijeron que éstas les brindaban un tratamiento más integral como personas. Es decir, a diferencia de lo ocurrido en 1997, las dos razones principales esgrimidas por los encuestados se concentraron en aspectos positivos de las CAM.

Según Sirois, este cambio podría deberse a que actualmente hay un mayor conocimiento y aceptación en Canadá sobre las CAM, como asimismo que se han producido cambios en los valores sociales con respecto al cuidado de la salud. Estos apuntarían a una visión más holística de la salud y la curación, más que a una simple preocupación por controlar los síntomas de las enfermedades. Tal vez por ese motivo, ambos grupos informaron que usan las CAM para complementar, no reemplazar, a la medicina convencional. Este dato es consistente con los resultados de otras investigaciones orientadas en el mismo sentido.

Un dato curioso que surge de la investigación es que, pese a que en 1999 se redujo en Canadá la cobertura médica de la quiropráxia en más de un 30 por ciento, y en el 2004 directamente se la excluyó de la cobertura de los planes de salud de Ontario, el uso de esta práctica creció, aún cuando a los usuarios les representa un costo mayor que deben pagar de su bolsillo.

En síntesis, las medicinas complementarias y alternativas están en crecimiento. La gente las adopta, al menos en los países más desarrollados, como un agregado a la medicina convencional, preocupada principalmente por un enfoque más integral de su salud, en el que juegue un rol más protagónico. Esto se da en un marco donde los científicos no ignoran estas práctricas, sino que las monitorean para analizar su efectividad y las aceptan en la medida en que la comprueban. Si esto implica un avance hacia una diferente y más integral concepción de la salud, el tiempo lo dirá.

Glosario de CAM

Acupuntura: método de curación desarrollado en China hace más de 2.000 años. Comprende una serie de procedimientos que estimulan puntos anatómicos del cuerpo mediante una variedad de técnicas.

Aromaterapia: utilización de aceites esenciales (extractos o esencias) de flores, hierbas y árboles para promover la salud y el bienestar.

Ayurveda: incluye dieta y medicamentos de herboristería y hace hincapié en el uso del cuerpo, la mente y el espíritu en la prevención y el tratamiento de enfermedades.

Campos electromagnéticos: son líneas invisibles de fuerza que rodean todos los dispositivos eléctricos. La Tierra también produce campos electromagnéticos.

Chi gong: componente de la medicina china tradicional que combina el movimiento, la meditación y la regulación de la respiración para ampliar el flujo de “chi” (energía vital) en el cuerpo, mejorar la circulación sanguínea y afianzar la función inmune.

Homeopatía: sistema médico integral de la medicina complementaria y alternativa. Existe una creencia en la “ley de la similitud”: significa que cantidades pequeñas, altamente diluidas de sustancias medicinales se administran para curar síntomas, cuando las mismas sustancias administradas a dosis más altas o más concentradas producirán en realidad esos síntomas.

Masaje: manipulación del tejido muscular y conjuntivo para ampliar la función de esos tejidos y promover la relajación y el bienestar.

Medicina china tradicional: se basa en el concepto de “chi” (o energía vital) equilibrado, que se cree recorre el cuerpo de la persona. El “chi” regula el equilibrio espiritual, emocional, mental y físico y está afectado por las fuerzas opuestas del “yin” (energía negativa) y el “yang” (energía positiva). La enfermedad ocurre cuando se altera el flujo del chi y se produce un desequilibrio del yin y el yang.

Naturopatía: proponen que existe una fuerza curativa en el cuerpo que establece, mantiene y devuelve la salud. Incluye tratamientos con asesoramiento sobre nutrición y el estilo de vida, suplementos dietéticos, plantas medicinales, homeopatía y tratamientos de la medicina china tradicional.

Osteopatía: parcialmente, hace hincapié en enfermedades que se presentan en el aparato locomotor. La convicción fundamental es que todos los sistemas del cuerpo trabajan conjuntamente, y los trastornos en un sistema pueden afectar el funcionamiento en otras partes del cuerpo.

Quiropráctica: se centra en la relación entre la estructura (principalmente de la columna vertebral) y la función corporal y la manera en que dicha relación afecta la preservación y la restauración de la salud.

Reiki: se basa en la convicción que cuando la energía espiritual se canaliza por medio de un profesional de Reiki, el espíritu del paciente se cura, lo cual a su vez cura el cuerpo físico.

Toque terapéutico: se basa en la premisa que la fuerza de curación del terapeuta repercute en la recuperación del paciente; se facilita la curación cuando las energías del cuerpo están en equilibrio; y, al pasar las manos sobre el paciente puede identificar desequilibrios de energía.

Anuncios

14 de octubre de 2008 - Posted by | Blogroll

Aún no hay comentarios.

Agradecemos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: