Noticias en Salud Mental

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

ANTES DE LA GRAN OXIDACIÓN

Hay quienes creen que la Gran Oxidación es la que le ocurre a una la bicicleta cuando la agarra la lluvia, o la que arruina a los autos que viven a la intemperie. Pero no, la Gran Oxidación es un suceso que ocurrió hace entre 2300 a 2400 años atrás en nuestro querido planeta. La mayoría de los geocientíficos piensa que en ese entonces el oxígeno atmosférico creció bruscamente desde los bajísimos niveles en los que se hallaba, y que esto permitió el florecimiento de la vida.

Por Ricardo Gómez Vecchio
Hoy en día y desde hace bastante tiempo, el oxígeno representa cerca del 21% en volumengran-oxidacion.jpg de la composición química de la atmósfera terrestre. No es extraño, si tenemos en cuenta que es el tercer elemento del universo, después del hidrógeno y el helio. Y desde la primaria aprendemos que es uno de los elementos más importantes de la química orgánica, participa en el ciclo energético de los seres vivos y es esencial para la respiración de los organismos aeróbicos, entre ellos, nosotros.

Pero no siempre fue así. Hasta hace poco, la cantidad de oxígeno que existía antes de la Gran Oxidación había sido bastante incierta, y aún lo es en parte. Recientemente, un grupo de científicos encontró rastros convincentes de que el oxígeno apareció en la atmósfera terrestre de 50 a 100 millones de años antes de ese momento de gran crecimiento. Si bien es una cifra menor en términos geológicos, el hallazgo tiene importancia para explicar algunas cuestiones vinculadas a la aparición de los seres vivos y permitiría incluso aportar datos para facilitar la búsqueda de vida en otros planetas

 

Analizando capas de roca sedimentaria en una muestra tomada en la cuenca de Hammersley, en Australia occidental, un grupo de investigadores encontró evidencias de que una pequeña pero significativa cantidad de oxígeno estaba presente en los océanos y posiblemente en la atmósfera de la Tierra 2500 millones de años atrás.

Los datos también sugieren que el oxígeno era casi indetectable justo antes de ese tiempo. Estos descubrimientos fueron publicados en dos papers aparecidos en un número de la revista Science de septiembre. La investigación fue patrocinada por la National Science Foundation (NSF) de los Estados Unidos, con participación de investigadores de las universidades del Estado de Arizona en Temple, de Maryland en College Park, de Washington y de California en Riverside, todas de los Estados Unidos, y de la Universidad de Alberta, en Canadá.

Ariel Anbar, un biogeoquímico de la Universidad del Estado de Arizona en Temple, que lideró uno de los equipos de investigadores y participó en otro conducido por Alan Jay Kaufman, geoquímico de la Universidad de Maryland en College park, expresó: “Parece que hemos capturado un pedazo de tiempo antes de la Gran Oxidación durante el cual la cantidad de oxígeno estaba realmente cambiando”.

Los colaboradores analizaron un núcleo de roca que extrajeron para encontrar marcadores geoquímicos y biológicos, y que representa justo el tiempo anterior a la elevación del oxígeno atmosférico.

Para Kaufman, la evidencia de que hubo un cambio en el estado de oxidación de la superficie del océano 50 millones de años antes de la Gran Oxidación es convincente. Y afirma que los descubrimientos realizados son un paso significativo para comprender la oxigenación de la Tierra. “Unen los cambios en el ambiente con los cambios en la biosfera”, manifestó.

Por su parte, Enrique Barrera, director del programa en la División de Ciencias de la Tierra de la NSF, que patrocinó la investigación, está convencido de que los resultados fueron la culminación de un esfuerzo exitoso para recuperar material de las rocas y para poner a prueba la hipótesis respecto a la evolución de los ciclos biogeoquímicos sobre la Tierra, en el período de tiempo posterior a la aparición de la vida y anterior a la Gran Oxidación.

Aunque en el aspecto económico de la cuestión, la NSF no se lleva todos los méritos. El trabajo también fue apoyado económicamente por el Astrobiology Drilling Program (ADP) del Instituto de Astrobiología de la NASA (NAI) y el Geological Survey de Australia Occidental, lo que de por sí indica las grandes cantidades de dinero necesarias para llevar adelante empresas de esta envergadura.

Para llegar a las conclusiones publicadas, en el verano de 2004 los científicos estuvieron en la famosa formación geológica de la cuenca de Hammersley, en Australia Occidental, extrayendo un núcleo de roca sedimentaria de nada menos que 908 metros de largo.

Este núcleo brindó un registro contínuo de condiciones ambientales, similar a una cinta de grabación. Debido a que fue recuperado de una gran profundidad bajo la Tierra contenía materiales que no habían estado en contacto con la atmósfera por millones de años.

Anbar y su grupo de investigación comenzaron un análisis de bandas que eligieron en la parte de los 200 metros superiores del núcleo extraído. Analizaron vestigios de los metales molibdeno, renio y uranio, sabiendo que las cantidades de estos metales en los océanos y en los sedimentos dependen de la cantidad de oxígeno en el ambiente. El objetivo fue caracterizar la naturaleza del ambiente y la vida en los océanos que precedió a la Gran Oxidación.

“El grupo de Maryland comenzó viendo curiosas variaciones en la química del azufre en este tramo del núcleo” dijo Anbar. “Aceleramos nuestra investigación para ver si encontrábamos variaciones en las cantidades de metal en los mismos lugares, …y lo hicimos”.

Encontrar evidencias de oxígeno 50 a 100 millones de años más tempranas de lo que previamente conocían fue completamente inesperado para los científicos. En la primera mitad de los 4.560 millones de años de historia de la Tierra, el ambiente casi no tenía oxígeno, excepto el que estaba unido al hidrógeno en el agua, o al silicio y a otros elementos en las rocas. Pero en algún momento entre los 2.300 y los 2.400 millones de años atrás, el oxígeno se elevó bruscamente en la atmósfera terrestre y los océanos, durante la Gran Oxidación.

Esto fue un paso decisivo en la historia de la Tierra, pero su causa permanece inexplicada. La pregunta que aún resuena en la mente de los investigadores es ¿Cómo la atmósfera de la Tierra pasó de ser pobre a ser rica en oxígeno, por qué cambió tan rápidamente, y por qué el contenido de oxígeno se estabilizó en el actual 21 por ciento?

Para Carl Pilcher, director de NAI, estudiar la dinámica que hizo crecer la presencia del oxígeno en la atmósfera terrestre profundiza la comprensión de las complejas interacciones entre la biología y la geoquímica. Según él “los resultados sostienen la idea de que nuestro planeta y la vida en el mismo evolucionaron juntas”.

Una posibilidad para explicar por qué ocurrió la Gran Oxidación es que los viejos ancestros de las plantas actuales hayan comenzado a producir oxígeno por fotosíntesis en ese tiempo. Pero según Anbar, ahora han logrado nuevas líneas de evidencia para afirmar la existencia de oxígeno en el ambiente de 50 a 100 millones de años antes de su gran incremento, lo que fortalece la noción de que los organismos produjeron oxígeno mucho antes de la Gran Oxidación, dejando rasgos en los registros geológicos, como formaciones con bandas de hierro. También, queda en evidencia que el crecimiento del oxígeno en la atmósfera estuvo en última instancia controlado por los procesos geológicos.

“Este conocimiento es relevante para los estudios actuales sobre temas ambientales y climáticos porque ayuda a comprender las interacciones entre la biología, la geología y la composición de la atmósfera”, concluye Anbar.

Además, para alegría de quienes buscan vida en otros planetas, también tiene alguna implicancia en este tema. En el futuro cercano el único modo en el que se podrá buscar evidencias de vida en tan lejanos lugares es buscar las huellas de la biología en la composición de sus atmósferas. No está tan lejos, según parece, la posibilidad de poder detectar planetas parecidos a la Tierra en cualquier lugar de la galaxia, y finalmente, usar telescopios para medir el contenido de oxígeno de sus atmósferas.

Los preguntas a las que los científicos esperan orientar sus investigaciones son, por ejemplo: ¿Podemos encontrar evidencias de que el oxígeno fue producido aún en épocas anteriores? ¿Si encontramos que ningún planeta parecido a la Tierra ha experimentado un hecho similar a la Gran Oxidación, que significaría eso respecto a la vida aquí? ¿Es inevitable que la evolución de los organismos que producen oxígeno resulten en una atmósfera rica en oxígeno? Si a usted se le ocurren algunas respuestas, nodude en hacérselas llegar.

Anuncios

27 de diciembre de 2007 - Posted by | CIENCIAS

Aún no hay comentarios.

Agradecemos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: