Noticias en Salud Mental

El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional

COSA DE LOCOS

Una investigación realizada en Francia, indica que allí, como en otros países desarrollados, los médicos generales son a quienes la gente acude preferentemente ante un problema psicológico o de comportamiento. También señala que las psicoterapias son consideradas una necesidad por casi la mitad de los encuestados, que desconfían de las drogas farmacéuticas -como psicotrópicos y antidepresivos- y no están seguros de si deberían tomarlas. Estas sustancias tienen de todos modos un alto nivel de consumo en ese país y en su mayoría son recetadas por los médicos generales. Cualquier parecido con la realidad local no es pura coincidencia.

Por Ricardo Gómez Vecchio*

El uso desigual de los recursos de que dispone la población en el campo de la salud mental es un tema importante de discusión, aún en los países que disponen de una cobertura universal en dicho campo, lo que desde ya no es el caso de Argentina, donde la mayoría de las obras sociales y prepagas brindan, en el mejor de los casos, una cobertura limitada. Por este motivo, actualmente se están realizando investigaciones sobre los factores que influyen en el uso de estos recursos.

¿Adónde acuden por ayuda las personas que sufren problemas de salud mental? La respuesta no es tan clara ni simple como pueden pensar muchos de los porteños que circulan por villa Freud. Las posibilidades abarcan desde médicos generales, a especialistas en salud mental, que se subdividen en médicos psiquiatras y otros profesionales no médicos, como los psicólogos y psicoterapeutas, o aún especialistas de lo que se demonima medicina alternativa, que a su vez abarca muchos tipos. Además, algunas personas prefieren confiar en sus familiares y amigos, aún cuando sufran de desórdenes graves.

La investigación realizada en Francia y publicada recientemente por BCM Public Health, aporta datos por demás interesantes. El estudio, dirigido por Viviane Kovess-Masféty, de la Fundación para la Salud Públilca, de la Universidad de París, se orientó a descubrir qué aspectos determinan las intenciones de búsqueda de ayuda para los problemas de salud mental.

Más de la mitad, un 57% de los 441 consultados (una muestra tomada de la población general de dos distritos suburbanos de París), dijo que en caso de dificultades psicológicas o problemas de comportamiento acudiría en primer lugar a un médico general, el 15.1 % a un psicólogo y el 14.6% a un psiquiatra. Este dato coincide con estudios hecho en otros países desarrollados, como los Estados Unidos, Alemania y Holanda.

Estos datos son de por sí llamativos y revelan un cierto desconocimiento por parte de los encuestados sobre quienes son los profesionales mejor formados para atender un problema de salud mental. Otra pregunta que realizaron los investigadores amplía este panorama. Cuando a los encuestados se les preguntó ¿a quién vería hoy si quisiera realizar una psicoterapia?, un 15.1% contestó que no lo sabía, un 23,3% mencionó a su médico general (probablemente con la idea de que le recomendara un terapeuta), un 23.3% dijo que a un psicólogo y un 22.3% a un psiquiatra.

La marcada preferencia de la mayoría de los encuestados por un médico general muestra el alto nivel de confianza que le tienen los pacientes. Efectivamente, un 79.1% se mostró dispuesto a ver a un profesional de la salud mental si su médico se lo recomendaba.

Sin embargo, la confianza en los médicos generales no resultó la regla en lo que se refiere a los medicamentos psicotrópicos, agentes farmacológicos con propiedades para inducir cambios en el humor o estado de ánimo y en la calidad de la percepción de un sujeto. Un 36.4% de la muestra afirmó que no tomaría los psicotrópicos prescriptos por su médico y un 8% dijo que no sabía que haría en caso de que se lo recetara. Esta desconfianza en las drogas farmacéuticas fue de la mano con el dato de que un 81.1% estuvo de acuerdo en que la psicoterapia era necesaria en casos de desórdenes psicológicos.

Según los autores del estudio, en Francia, como en otros países, la gente prefiere encarar una psicoterapia más que tomar medicamentos psicotrópicos. La mayoría piensa que las drogas psiquiátricas son adictivas, ineficaces o solamente útiles para evitar los síntomas. Sin embargo, al menos en Francia, esta marcada preferencia por los tratamientos no basados en medicación psicotrópica contrasta con los altos niveles de consumo de estas drogas. Pero un dato interesante al respecto es que un 80% de las prescripciones de drogas psicotrópicas y un 70% de las recetas de antidepresivos las realizan los médicos generales, y que en un 20% de los casos estas prescripciones no se basan en un diagnóstico psiquiátrico, como sería lo adecuado.

El trabajo mostró que la gente que dijo que inicialmente consultaría a un médico general por un problema de salud mental y para el tratamiento fueron las de más edad (al menos 50 años) y menor nivel de educación, mientras que los psiquiatras fueron elegidos por aquellos de mayor nivel de educación.

Ser hombre o mujer también parece que tiene un alto impacto sobre la decisión de a quién consultar. En las mujeres, la probabilidad de que siguieran el consejo de su médico y consultaran a alguien específico de salud mental fue el doble. También, estas se mostraron más orientadas a consultar a un psicólogo, en tanto los hombres se inclinaron a elegir un psiquiatra. Según los investigadores, esto podría deberse a que las mujeres tienen más propensión a hablar sobre sus problemas, en tanto los hombres prefieren lo que consideran un enfoque más médico, como recurrir a un psiquiatra. También, los hombres mencionaron más que las mujeres la posibilidad de recurrir a familiares o amigos en lugar de ir a un profesional de la salud, lo que indica una mayor reticencia masculina a aceptar la asistencia del campo de la salud mental.

De acuerdo con los resultados del estudio, sus autores proponen que los esfuerzos en la planificación de la salud mental deberían centrarse en dos direcciones. La primera, apoyar a los médicos generales como puerta de entrada inicial al sistema de salud mental. Para ello sugieren capacitar a estos médicos con conocimientos de psiquiatría, ya que buena parte parte de ellos son reticentes a apelar a los profesionales de la salud mental. Esto mismo sería aplicable sin duda en Argentina, donde la situación es bastante similar en lo referente a la actitud de los médicos.

En segundo lugar, los investigadores proponen organizar campañas públicas sobre atención en salud mental, explicando a la población las diferencias entre psiquiatras, psicólogos y otros profesionales del área, e informandola sobre las numerosas opciones disponibles de tratamiento. El objetivo sería educar a la gente en este tema y también reducir sus prejuicios en cuanto a solicitar asistencia.

Tanto Australia como Gran Bretaña ya han realizado campañas de este tipo utilizando los medios de comunicación, con resultados alentadores. Y, por supuesto, lo mismo debería hacerse en nuestro país, donde el conocimiento sobre los distintos recursos disponibles y los profesionales que se desempeñan en el campo de la salud mental es bastante escaso y los prejuicios están a la orden del día.

* Psicólogo y Periodista Científico

Anuncios

19 de noviembre de 2007 - Posted by | TENDENCIAS

Aún no hay comentarios.

Agradecemos tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: